gei_sub_cancer_mama_2

Entender qué me pasa

Entiende tu informe de anatomía patológica

Cuando se extrae una parte del tejido para examinarlo se realiza un informe que recoge todo lo relativo a su estudio, se trata del informe de anatomía patológica.

Este informe se entrega al/la paciente y consta de las siguientes partes:

  • Historia clínica: breve descripción de los antecedentes del/la paciente y de cómo fue detectada la alteración en la mama. También se describe el tipo de biopsia o cirugía realizada.
  • Diagnóstico clínico: se detalla el diagnóstico antes del análisis del tejido.
  • Descripción general: en esta parte se incluye información de la muestra o muestras de tejido analizado, es decir, su peso, tamaño y color.
  • Descripción microscópica: se concreta el tipo de células examinadas a través del microscopio.
  • Pruebas o marcadores especiales: esta parte se centra en el resultado del estudio de ciertas proteínas y/o genes presentes en las células estudiadas y en su velocidad de crecimiento.
    resumen del diagnóstico o diagnóstico final: breve descripción de los hallazgos más relevantes obtenidos tras el estudio.

En este informe, hay algunos datos que nos ayudarán a entender mejor el diagnóstico.

Infografía Comprende tu diagnóstico en cáncer de mama

¿Es un cáncer infiltrante o invasivo?
Es importante saber si el cáncer se ha extendido fuera del lugar donde se originó, que teniendo en cuenta los tipos de tumores más frecuentes, serán los conductos o los lobulillos. La mayoría de los cánceres son invasivos o infiltrantes y eso lo podemos averiguar en nuestro informe de anatomía patológica por las siguientes siglas: CDIS (carcinoma ductal in situ), CLIS (carcinoma lobulillar in situ), CDI (carcinoma ductal infiltrante) y CLI (carcinoma lobulillar infiltrante), es decir, los dos primeros tipos no son infiltrantes, pero sí lo son el CDI y el CLI, que tras originarse en los conductos y los lobulillos, respectivamente, se han extendido a otros tejidos vecinos dentro de la mama.

¿Qué tipo de células forman el tejido tumoral?
Los cánceres invasivos (o infiltrantes) se clasifican en tres grados, dependiendo de determinadas características de las células tumorales que se relacionan con su capacidad de crecimiento. Es lo que se conoce como grado histológico: grado 1 o bien diferenciado (con baja capacidad de crecimiento), grado 2 o moderadamente diferenciado (con moderada capacidad de crecimiento) y grado 3 o pobremente diferenciado (con alta capacidad de crecimiento).

Extensión de la enfermedad
El tamaño del tumor se mide en centímetros y es una de las características que se utilizan para conocer la extensión de la enfermedad. El tamaño del tumor tiene en cuenta el crecimiento del tumor dentro de la mama. Sin embargo, éste no es el único factor para conocer la extensión de la enfermedad, ya que también hay que tener en cuenta si las células tumorales han sido capaces de desplazarse hasta los ganglios linfáticos cercanos a la mama u otros órganos alejados de la mama, como los huesos, el pulmón, el hígado, etc.

¿Se ha extirpado el tumor en su totalidad?
Al realizar la cirugía, además del tumor, se quita una parte de tejido normal que rodea el tumor para estar seguros de que el tumor ha sido extirpado en su totalidad. Es lo que se conoce como margen quirúrgico o margen de resección. Así, se analizan los márgenes de todo el tejido que ha sido extraído con la cirugía (pieza quirúrgica) para identificar la presencia de células tumorales, lo que puede condicionar la necesidad de llevar a cabo una nueva cirugía u otro tipo de tratamiento, como por ejemplo, radioterapia. Según la presencia o no de células tumorales podemos distinguir los siguientes tipos de márgenes:

  • Margen negativo: no hay células tumorales, por lo que no es necesaria una nueva intervención quirúrgica.
  • Margen positivo: hay células tumorales en el borde del tejido, por lo que habitualmente se lleva a cabo otra cirugía.

¿Existen células tumorales en los vasos linfáticos o sanguíneos?
En la mama hay una red de vasos sanguíneos y canales linfáticos que conectan el tejido mamario con otras partes del cuerpo. A través de estos canales las células reciben los nutrientes y se eliminan sus residuos. Existe un mayor riesgo de recaída de la enfermedad cuando se encuentran células tumorales en el interior de estos vasos o canales. En estos casos, su médico le puede recomendar un tratamiento que no se limite únicamente al área de la mama; es lo que se conoce como tratamiento sistémico y consiste en uno o varios fármacos, que se pueden tomar por boca o se administran a través de una vena, de tal forma que se distribuyan por todo el cuerpo. Esta información se recoge en el informe de anatomía patológica.

Referencias:

  • Revista Geisalus núm. 4, diciembre de 2005. Te será útil saber: “Guía para comprender un informe de anatomía patológica del cáncer de mama.”
  • Folleto “Your guide to the breast cancer pathology report” desarrollado por Breastcancer. http://www.breastcancer.org