gei_sub_cancer_mama_2

Cáncer de mama y menopausia

La incidencia del cáncer de mama es mayor en esta etapa de la vida de la mujer, aunque con una disminución progresiva a partir de la menopausia. Podemos indicar que una mujer con una menopausia natural a los 45 años tiene la mitad de riesgo de padecer cáncer de mama que una mujer que tiene la menopausia a los 55 años. Como ya hemos mencionado, la menopausia tardía se considera un factor de riesgo para la aparición de un cáncer de mama. También como ya hemos señalado, las mujeres que hayan recibido un tratamiento hormonal sustitutivo para paliar los síntomas de la menopausia durante un periodo prolongado de tiempo tienen más riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

Algunas características del cáncer de mama son diferentes dependiendo de si la enfermedad es diagnosticada en la etapa pre- o postmenopáusica de la vida de la mujer. Una de las diferencias es que en las mujeres postmenopáusicas es más frecuente la presencia de receptores hormonales (para estrógenos y/o progesterona) en las células malignas; en este caso se considera que el tumor es hormonodependiente, y por lo tanto, es susceptible de ser tratado con hormonoterapia, siendo los inhibidores de la aromatasa y fulvestrant utilizados en esta población de pacientes.

Referencias:

  • Revista Geisalus nº 11, Abril de 2008. Sección Investigación y cáncer de mama. La menopausia.

Terapia de reemplazo hormonal

Esta terapia se utiliza para aliviar los síntomas de la menopausia y se considera contraindicada en algunos casos de cáncer de mama, por lo que es imperativo consultarlo con el oncólogo o la oncóloga.

La razón es que el tratamiento con estrógenos-progestágenos en mujeres a las que se ha diagnosticado y tratado de un cáncer de mama puede promover la división y proliferación de las células malignas. Más que iniciar el tumor, se considera que promueven su desarrollo una vez iniciado.

Por otra parte, se ha constatado que, si existe un tumor no detectado (preclínico), al administrar estrógenos-progestágenos y promover su crecimiento, se favorecería su diagnóstico.

Referencias:

  • Revista Geisalus nº11, abril de 2008. Ciencia y cáncer de mama. Tratamiento hormonal y cáncer de mama.