gei_sub_cancer_mama

Factores de riesgo de cáncer de mama

Hay una serie de factores que aumentan las probabilidades de que una persona desarrolle un cáncer de mama. La influencia de algunos de estos factores está relacionada con las hormonas femeninas (estrógenos y/o progesterona).

Estos factores incluyen:
Sexo. El cáncer de mama es mucho más frecuente en mujeres puesto que sólo alrededor de un 1% de todos los casos se diagnostican en hombres.
Edad. El riesgo de desarrollar un cáncer de mama aumenta con la edad, siendo la franja de edad entre los 45 y los 65 años en la que se diagnostica un mayor número de casos nuevos.
Antecedentes familiares de cáncer de mama. Las personas con un pariente de primer grado que ha sido diagnosticado de cáncer de mama tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.
Antecedentes personales de enfermedad mamaria benigna. La hiperplasia atípica de la mama es una alteración que condiciona un mayor riesgo.
Antecedentes personales de cáncer de mama, ovario o endometrio.
Predisposición genética. Las alteraciones (mutaciones) de determinados genes aumentan el riesgo. Entre estos genes podemos destacar BRCA1 y BRCA2, que se asocian a la presencia de cáncer de mama y/u ovario. Las alteraciones de otros genes, como TP53 o PTEN, también se asocian a un mayor riesgo de desarrollar diferentes tipos de cánceres incluido el cáncer de mama.
Exposición a radiaciones ionizantes, especialmente durante la infancia.
Área geográfica. En países más desarrollados hay más casos nuevos de cáncer de mama en comparación con los países menos desarrollados.
Menarquia (inicio de la menstruación) temprana, antes de los 12 años.
Menopausia tardía, después de los 55 años.
Nuliparidad (no tener hijos) o tenerlos a mayor edad (después de los 35 años).
Tratamiento hormonal sustitutivo para paliar los síntomas debidos a la menopausia.

La influencia de estos factores varía de unas personas a otras, pudiendo existir además otro tipo de condicionantes como la propia susceptibilidad genética, lo que indica que no todas las personas con estas características vayan a desarrollar un cáncer de mama inevitablemente. Además, datos recientes indican que se puede reducir el riesgo de padecerlo si seguimos una serie de consejos como practicar ejercicio físico de forma regular, llevar una dieta sana y equilibrada, evitar la obesidad, el consumo de alcohol y tabaco, etc.

Referencias: