Información para profesionales sanitarios

Sabemos que los pacientes con cáncer son más vulnerables al contagio por el virus SARS-CoV-2 y presentan un mayor riesgo de sufrir complicaciones en el caso de contraerlo, por lo que su tratamiento en esta situación precisa de medidas específicas.

A causa de la pandemia actual y su impacto en el sistema sanitario, los profesionales implicados en el abordaje del cáncer deben plantear el riesgo-beneficio de las diversas terapias contra el cáncer, manteniendo en lo posible su eficacia pero minimizando al mismo tiempo los riesgos asociados al virus.

Teniendo en cuenta estos aspectos, la Junta Directiva de GEICAM ha elaborado un documento con recomendaciones generales sobre SARS-CoV-2 y cáncer, así como otras más específicas en relación al manejo de las pacientes con cáncer de mama en el contexto de pandemia. La guía contempla asimismo consejos adaptados a las diferentes fases de la enfermedad y subtipos tumorales.

Recomendaciones generales

  • Reducir al mínimo el número de visitas hospitalarias, posponiendo las revisiones hasta el fin de la pandemia, así como el número de pruebas diagnósticas, sustituyendo visitas presenciales por consultas telefónicas.
  • Tanto pacientes como personal sanitario deberían llevar mascarillas en las consultas externas. Los médicos también deberían utilizar pijamas y batas, y aquellos que atiendan pacientes ingresados infectados deben disponer de los equipos de protección individual (EPI) apropiados.
  • Suspender las sesiones clínicas y otras reuniones de más de 4-5 médicos. Cuando sean imprescindibles, los médicos, aunque estén asintomáticos, deben llevar mascarillas.
  • Elegir las secuencias terapéuticas y regímenes que, sin comprometer el pronóstico de los pacientes, sean más acordes a la situación actual.
  • Valorar extracciones sanguíneas ambulantes en centros de salud, centros de especialidades o incluso a través de atención domiciliaria, según las posibilidades locales.
  • El cribado telefónico previo a la visita presencial, cuando esta es imprescindible, puede ayudar a la identificación de pacientes sintomáticos sospechosos de infección.
  • Asimismo, si la estructura del hospital lo permite, se puede valorar una estación de cribado a la entrada del centro, donde pacientes y familiares sean preguntados acerca de sus síntomas y se registre su temperatura corporal. En caso de sospecha de infección, los pacientes y/o acompañantes no deberían entrar en contacto con otros pacientes y médicos, debiendo ser atendidos de la forma establecida en caso de sospecha de infección por SARS-Cov-2.
  • En cuanto a los estudios de evaluación de respuesta al tratamiento, se recomienda individualizar su realización en función de la situación de la paciente, valorando la posibilidad de demora si ello resulta seguro para ella, aun manteniendo un planteamiento flexible en caso de incidencias clínicas.
  • En todos los casos, se indicará a las pacientes las medidas de prevención de la infección por SARS-Cov-2 establecidas por el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • Se recomienda discutir explícitamente con las pacientes el balance riesgo/beneficio de los tratamientos, así como las alternativas disponibles en la situación de pandemia de COVID-19, teniendo en cuenta el pronóstico específico, la edad, las comorbilidades (obesidad, patología pulmonar y/o cardiaca, diabetes e insuficiencia renal o hepática), y las circunstancias sociales de cada paciente y sus preferencias. Se recomienda dejar constancia por escrito de este proceso en la historia clínica en línea con las recomendaciones generales de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).
  • Individualizar la necesidad de transfusiones sanguíneas, limitándolas a cuando sean estrictamente necesarias.
  • En cuanto a la atención de las pacientes incluidas en ensayos clínicos, el Grupo GEICAM se alinea con las recomendaciones de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) del 16 de marzo de 2020 y las actualizaciones periódicas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). También está realizando recomendaciones específicas para cada ensayo clínico con pacientes en tratamiento activo.

En aquellos casos en los que la paciente presente posibles síntomas de infección por coronavirus, los expertos de GEICAM recomiendan realizar el test de diagnóstico cuando tenga fiebre, tos seca, disnea, y otros signos como anosmia (pérdida de olfato), ageusia (alteración del sentido del gusto), mialgias (dolores musculares), y síntomas digestivos (náuseas, vómitos, diarrea). Asimismo, debe valorarse la realización de este test en aquellas pacientes que, aunque no presentan síntomas de COVID-19, han tenido un contacto estrecho con alguien infectado, particularmente si la paciente va a iniciar un tratamiento inmunosupresor.

GEICAM también explica su posicionamiento sobre las pautas en lo que se refiere a la cirugía del cáncer de mama, determinando que la decisión de posponer o proceder a la cirugía debe tomarse en el contexto de la situación de cada hospital en cuanto a la garantía de la seguridad para las pacientes. En caso de que se proceda a realizar este tipo de intervenciones, el documento establece diversas estrategias para reducir el riesgo de contagio asociado al procedimiento quirúrgico.

El texto también detalla las recomendaciones relativas al tratamiento quimioterápico en función de la fase de la enfermedad y del subtipo tumoral. Finalmente, incluye un apartado dedicado a los criterios para el ingreso de estas pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos, recalcando la necesidad de individualizar cada caso concreto.

Para acceder al documento, pulse en más información, haga clic en el botón de  «Área asociados», inicie sesión con sus claves de asociado y pinche en el recuadro “enlaces de interés”.

Otros recursos para profesionales sanitarios

X