Información para pacientes oncológicos

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar desde enfermedades leves, como un resfriado común, hasta otras más graves, como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) o el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

El nuevo SARS-CoV-2  (o coronavirus 2019) es un coronavirus  que se transmite generalmente por vía aérea a través de las gotas de saliva que se emiten al hablar, toser o estornudar, pudiendo trasmitirse también al estrechar la mano de una persona infectada o al tocar una superficie contaminada.  La infección respiratoria causada por este virus recibe el nombre de COVID19, y sus síntomas, que pueden ir de leves a graves, pueden incluir fiebre, tos y dificultad para respirar, así como dolores y molestias, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea. Algunas personas portadoras del virus no llegan a desarrollar síntomas.

Aunque a día de hoy no existe evidencia de que las terapias oncológicas aumenten el riesgo de contraer COVID19, sabemos que, debido a que el cáncer  y su tratamiento pueden debilitar el sistema inmunitario y su capacidad para combatir infecciones, los pacientes de esta enfermedad pueden sufrir una infección más grave y mayores complicaciones en el caso de estar expuestos al SARS-CoV-2 (como sucede con otras infecciones respiratorias virales como la gripe). La situación para cada paciente será variable y dependerá del tipo de inmunodeficiencia, del tratamiento y otros factores como la edad o padecer otras enfermedades crónicas debilitantes. No hay evidencia de que el virus empeore el cáncer y en muchos casos tiene un curso clínico leve.

Debido a este mayor riesgo, esaconsejable que los pacientes con cáncer y sus familiares y cuidadores sean especialmente cuidadosos a la hora de seguir las recomendaciones establecidas para la población en general para la prevención de infección por coronavirus e incluir algunos matices propios. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha establecido las siguientes “Recomendaciones para los pacientes en tratamiento potencialmente inmunosupresor y para sus familiares”:

  • Lavarse correcta y frecuentemente las manos, ya sea con agua y jabón o con soluciones hidroalcohólicas homologadas.
  • Evitar contactos físicos propios de la actividad habitual (saludos con besos, estrechar la mano, abrazos…)
  • Evitar exposiciones innecesarias con cercanía física de riesgo: espacios físicos densamente poblados (trenes, autobuses, metro, cines, aglomeraciones en general).
  • Evitar contacto y mantener distancias con personas con síntomas catarrales, fiebre, tos, etc.
  • Usar pañuelos desechables y toser sobre la cara interna del antebrazo. Evitar tocar las mucosas (boca, ojos y nariz) sin lavarse las manos.
  • Limpiar frecuentemente las superficies de contacto habitual del entorno.
  • El uso de mascarilla solamente se recomienda para pacientes que presenten síntomas de sospecha.

Las recomendaciones para las personas supervivientes de cáncer, y si no presentan otro tipo de patología, son las mismas que para cualquier persona sana sin necesidad de llevar a cabo medidas especiales.

Preguntas frecuentes

Hemos recopilado en este documento preguntas frecuentes para pacientes con cáncer en relación al virus y su enfermedad para responder de acuerdo a las recomendaciones de entidades involucradas en su tratamiento. También puedes consultar en este enlace respuestas de la psicooncóloga Fátima Castaño a las principales preguntas relacionadas con la situación de confinamiento e incertidumbre.

X